¿Cuales son los países que mas leen?

El placer por las obras literarias se esparcen por todos el mundo en mayor o menor cantidad, pero siempre existe la necesidad de conocerse sobre los autores e intercambiar opiniones y experiencias relacionados con los diferentes temas.

Para la lectura, no existen limitaciones ni siquiera física, porque a estas alturas se sabe que hay códigos para que los impedidos de la visión, se deleiten de un buen libro. La verdadera limitación esta en la falta de interés por la literatura en cualquiera de sus manifestaciones.

Es grandioso como países tan diferentes en culturas pueden hallar valores en lo que tienen otros que decir mediante la escritura de hechos concretos, de percepciones de la vida o creaciones literarias en general. Hasta de la mas tajante oposición de lo que un autor expone en sus obra se hace enlace con la necesidad de la lectura, para rechazar o juzgar el mensaje que se desea emitir.

1. Leer, un placer sin fronteras

Obviamente el tipo de cultura de cada pueblo hace que sus ciudadanos valoren el poder que tiene un libro en el futuro de una sociedad. Es un arma para guardar hechos que marcan a la humanidad. Para conocer emociones de otros ante un mismo tema, para concretar posturas y comparar el pensamiento creativos de muchas personas.

Determinar cuales son los países que leen mas es muy difícil determinar. Algunas estadísticas podrían apuntar en la cantidad de libros que se venden durante el año. Pero no necesariamente quien compra un libro lo termina leyendo. Y ¿cuantas libros se releen por una misma persona?

A todo apasionado de la lectura se identifica con esto y no le resulta nada descabellado afirmar que un libro se puede leer por una misma persona mas de una vez, que no importaría la cantidad de paginas que repasar, si su contenido es de los recursos mas agradables que los han llegado a cautivar.

2. Celebración de ferias anuales del libro

La realización de ferias en honor al libro como forma de expresión y comunicación, se organizan en muchísimos partes del mundo, donde se debe hacer presente la seguridad de las obras. ¿Quien querría robar un libro? Pues la mera obsesión por poseer una edición de colección puede llevar a alguien a querer ultrajarlo.

Hay maneras muy pertinentes de proteger las obras, casi como se haría en un establecimiento cubierto por cerraduras de alta calidad. Las etiquetas instaladas en un lugar discreto del libro y las antenas colocadas a lo largo del espacio de una feria literaria puede evitar que un ladrón arrebate una obra. Es un trabajo de cerrajeros profesionales brindar protección a los bines en lugares abiertos al aire libre, como si se tratara como una estructura fija.

3. La diversidad de literatura

Afortunadamente, los idiomas, la cultura, la libertad de pensamiento hacen que cada libro tenga una esencia distinta, que resulte interesante a cada quien o por el contrario a la mayoría.

Una obra literaria es la oportunidad de llenar tu mente de mas conocimiento, de obtener una nueva realidad desde la perspectiva del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *